La Oración Universal

Ultima actualización: 06 Jun, 2013 - 21:11:55
El cristiano está por vocación llamado a la comunión y diálogo con Dios: comunión y diálogo que son intercambio de vida y amor, efusión del corazón del hombre en el corazón de Dios...



La Oración Universal

El cristiano está por vocación llamado a la comunión y diálogo con Dios: comunión y diálogo que son intercambio de vida y amor, efusión del corazón del hombre en el corazón de Dios...


https://www.deguate.com.gt/artman/uploads/27/universal1.gifEl cristiano está por vocación llamado a la comunión y diálogo con Dios: comunión y diálogo que son intercambio de vida y amor, efusión del corazón del hombre en el corazón de Dios; oración íntima y silenciosa y voz que se eleva al cielo; deseo y búsqueda de Dios; súplica, suspiro, gemido, canto de alabanza y de acción de gracias, imploración de perdón. Nada más personal, libre o espontáneo que la oración, la cual viene a ser progresivamente la respiración habitual de la vida cristiana, realizándose así el deber básico de “orar siempre sin desfallecer” (Lc 18, 1). Ya en el Antiguo Testamento tenemos en los salmos ejemplos bellísimos de esa continua elevación del corazón a Dios: “Dios, tú mi Dios, yo te busco… Cuando pienso en ti sobre mi lecho, en ti medito en mis vigilias” (Sl 63, 2,7). “A la tarde, a la mañana, al mediodía me quejo y gimo: él oirá mi clamor” (Sl 55, 18); o bien: “A ti, Señor, levanto mi alma; Dios mío; confío en ti” (Sl 25, 1-2). Jesús mismo oraba con las expresiones de los salmos que recitaba habitualmente según la costumbre hebrea y de que se sirvió hasta en la cruz, añadiéndoles, con el dulce apelativo de Padre, su impronta personal: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46).
 
El hombre no debe contentarse con orar sólo en nombre propio; debe orar también en nombre de toda la creación. Pues “ha sido constituido señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla glorificando a Dios” (GS 12), tiene el cometido de asumirla en su oración, para que todo el universo venga a ser un canto de alabanza al Señor. “Obras todas del Señor, bendecid al Señor… Cielos, sol y luna, lluvia y rocío, fuego y calor, fríos y heladas, noches y días, luz y tinieblas, hielos y nieves, rayos y nubes….; bendecid al Señor” (Dn 3, 57-70). Lejos de mirar las criaturas con ojos codiciosos, con deseo desenfrenado de gozar egoístamente de ellas, el cristiano “de Dios las recibe y las mira y respeta como si saliesen de las manos del Creador” (GS 37). Entonces todo lo creado se convierte en ayuda preciosa para su oración, porque continuamente le habla de Dios y le invita a dar gracia, bendecir y amar al Dador de tantos bienes.
 
https://www.deguate.com.gt/artman/uploads/27/universal3.gifSan Juan de la Cruz dice: “El alma mucho se mueve al amor de su amado Dios por la consideración de las criaturas, viendo que son cosas que por su propia mano fueron hechas” (C 4, 3). El cristiano respeta las criaturas, las usa en la medida querida por Dios, y éstas le corresponden pregonándole su presencia y su bondad infinita. Es la realización plena de lo que afirma San Pablo: “Lo invisible de Dios… se deja ver… a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad” (Rm 1, 20). Cuanto con más puro corazón y con ojos más iluminados por la fe se vuelve el cristiano a las criaturas, tanto mejor sabe captar su lenguaje mudo y convertirlo en oración haciéndose voz de cada criatura. Así cumple su función sacerdotal respecto a la creación, enderezando toda realidad terrena al culto y a la alabanza de Dios, en especie de liturgia universal mediante la cual la creación comienza a participar en “la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rm 8, 21).
 
Haz, Señor, que se eleve a ti mi espíritu, y piense constantemente en mis culpas con dolor y propósito de la enmienda. Dame, Señor, un corazón tan vigilante, que ningún pensamiento vano pueda distraerlo de ti, un corazón noble que ninguna pasión indigna pueda seducir, un corazón recto que ninguna intención mala pueda contaminar, un corazón firme que no se quiebre por la tribulación, un corazón libre que no se deje vencer por una pasión turbia. Concédeme, Señor Dios mío, una inteligencia que te conozca, un amor que te busque, una sabiduría que te encuentre, una conversación que te agrade, una perseverancia que te espera confiada, una esperanza que finalmente te abrace. (Santo Tomás de Aquino, Oraciones).

Publicado por:   Elsa Robles

Fuente:     Deguate.com
                P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D.
                Pequeñas Semillitas

Enlaces relacionados:   Organizaciones Cristianas en Guatemala





Este artículo se publicó originalmente el 04 Jun, 2013 - 19:31:28

Comentarios ¿Qué opinas? ¡Deja un comentario!


¿Tienes información adicional para ampliar esta nota? ¿Has sido testigo de una noticia que quieras compartir? ¿Quieres hacer una denuncia? Comunícate con nosotros por correo electrónico o WhatsApp enviándonos tu historia, fotos y videos a:

Por favor incluye un número de contacto si estás dispuesto a hablar con un periodista de Deguate.com.



Loading...

linea azul

Comentarios

Nota: Los comentarios publicados en esta sección son responsabilidad de sus autores y autoras. Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier mensaje que consideremos inapropiado sin previo aviso.
Aviso: Somos un medio de comunicación digital amplio, laico, apartidario y abierto a todas las opiniones y criterios. Consideramos inalienables los derechos a opinar y ser informado, y estimamos indispensable el debate y el disenso en todos los temas y asuntos.

Nuestros contenidos son para propósitos informativos únicamente. Muchos de los artículos publicados en nuestro sitio son basados en opiniones y deben ser tomados como tales. No somos responsables por las decisiones que los usuarios tomen basados en el contenido de Deguate.com.

Los textos publicados en Deguate.com son responsabilidad de sus autores y autoras y no reflejan necesariamente el punto de vista de este medio.

 
liston tipico guatemala

© DEGUATE.COM, S.A. Guatemala. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad | Política de Cookies