Guatemala, Deguate.com Publicidad      Contacto     Usuarios Activos: 


SOCIEDAD

¿Qué buscas hoy?

Actualidad
Asociaciones Benéficas
Columnistas
Cosas de Guatemala
Servicio Social
Trámites y papeles
Además...

» Chat
» Foros
» Migrantes

  Sociedad > Articulos

Contexto socioeconómico de la inseguridad alimentaria

En Guatemala sobresale la inseguridad alimentaria porque la pobreza de la mayoría de los ciudadanos limita el acceso a los alimentos básicos. Esto produce numerosos efectos negativos inmediatos en los indicadores de desarrollo del país...

 

 


Contexto socioeconómico de la inseguridad alimentaria

Publicado el 28 Nov, 2017 - 16:59:26 - Ultima actualización: 28 Nov, 2017 - 17:25:23

En Guatemala sobresale la inseguridad alimentaria porque la pobreza de la mayoría de los ciudadanos limita el acceso a los alimentos básicos. Esto produce numerosos efectos negativos inmediatos en los indicadores de desarrollo del país, un ejemplo es que el 46% de los niños de 7 a 9 años de edad sufren desnutrición, según datos del Tercer Censo Nacional de Talla, 2009. Asimismo, los costos sociales perduran mucho más allá del corto plazo: es más probable que niños desnutridos serán en el futuro trabajadores menos sanos y hábiles, menos productivos y menos capacitados y también menos capaces de absorber nuevos conocimientos.

También te podría interesar:

Trabajo infantil en Guatemala

Las vías del diálogo. Concepción, uso y manejo del diálogo por las autoridades indígenas

Contexto socioeconómico de la inseguridad alimentaria

El principio de la eficiencia en la que se basa el sistema de mercado obliga a los economistas a prestar más atención y a esforzarse intelectualmente ante las condiciones de marginación y exclusión que coexisten con dicho sistema económico en Guatemala. El estudio de los precios de los alimentos básicos en Guatemala puede contribuir a dar un buen paso en ese camino.

http://www.deguate.com/artman/uploads/51/c_50.jpg


En la gráfica anterior, la evolución de los precios mayoristas de los granos básicos en Guatemala en el periodo de enero 998 a Junio 2008, muestra que los precios de los granos básicos registraron marcadas tendencias alcistas en el 2008. Este efecto fue particularmente notorio en el caso del arroz y el frijol negro. De junio 2006 a junio 2008, los granos básicos sufrieron una inflación de entre 30% y 40%. Hubo una fuerte asimetría en el impacto social de este fenómeno: Los más pobres fueron los que más sufrieron. Esto se debe principalmente a que la dieta del pobre en Guatemala es menos variada y más concentrada en los granos básicos y sus derivados. El efecto fue doble negativo: la inflación más alta ocurrió en los precios de los productos que constituyen los alimentos básicos para los más pobres. Efectivamente los más pobres pagaron los precios más altos. Debido al alza radical en los precios petroleros, el efecto inflacionario fue más pronunciado en el 2008. Por la recesión mundial que se viene profundizando desde principios del 2009 y la caída en un 70% de los precios del petróleo (de $144 por barril a mediados del 2008 a $44 en Enero del 2009),  se prevé que la inflación será menor en el 2009. No obstante, estas fluctuaciones en los mercados reales mundiales no invalidan el hecho de que la precariedad económica e inseguridad alimentaria es la condición generalizada de los más necesitados en Guatemala. Con más de la mitad de la población viviendo bajo condiciones de pobreza, el acceso a los alimentos básicos es limitado para la mayoría de guatemaltecos. En vista de la pobreza generalizada y estructural de Guatemala, el Programa Mundial de Alimentos considera que el mayor problema en Guatemala es el acceso, no la disponibilidad. La oferta de alimentos básicamente sí existe, pero los guatemaltecos con muy pocos ingresos no tienen la capacidad de compra.

En el análisis de la inseguridad alimentaria, cobra importancia no solo la pobreza sino también la desigualdad en la distribución de la renta nacional en Guatemala. En la escala de países a nivel mundial, Guatemala no es un país pobre, sino un país con bastantes pobres. En lo agregado, Guatemala tiene un producto interno bruto lo suficientemente alto como para obtener la calificación de un país de medio ingreso. No obstante, al quintil más rico de la población le corresponde el 59% del ingreso nacional, en comparación con el 3.5% para el quintil más pobre. Al decil más rico le corresponde casi el 40% del ingreso nacional, en comparación con menos del 2% para el decil más pobre. La desigualdad junto con la pobreza son factores determinantes del alto grado de inseguridad alimentaria que sufre Guatemala.

La relación entre pobreza y consumo (y la falta de) se puede apreciar en la tabla titulada “Priorización del gasto del hogar según nivel socioeconómico.” Como se ve en la tercera fila de la tabla, los guatemaltecos no pobres destinan el 19.46% de sus ingresos en alimentos, y el 35.5% del ingreso del hogar en alimentos y vestuario mínimo. En la segunda fila vemos que para los pobres el porcentaje del ingreso del hogar destinado solamente a los alimentos sube radicalmente al 51%. Los pobres también deben gastar casi la totalidad de los ingresos del hogar en alimentos y vestuario: 93.48%. La baja propensión marginal al ahorro implicado por esta altísima propensión marginal al consumo obliga la conclusión trágica de que es más que probable que los pobres se mantendrán pobres y vulnerables, dado el hecho que no pueden ahorrar para el futuro. Para los pobres extremos las conclusiones son aún más pesimistas, puesto que tienen que gastar más del 78% del ingreso del hogar sólo para comer. Para tener un mínimo de alimentos y vestuario, deben gastar el 143% del ingreso del hogar. O sea, se quedan con el 43% de las necesidades básicas insatisfechas mes a mes.

http://www.deguate.com/artman/uploads/51/b_46.jpg

La marginación de la mayoría de guatemaltecos es un fenómeno que debería de preocupar a la profesión económica, sobre todo en el país. Se supone que el sistema de mercado debería de abastecer las necesidades de la mayoría de los agentes participantes y que la eficiencia del mercado aumenta a medida que más consumidores y productores se suman al sistema económico. Si el mercado no atiende de manera satisfactoria a la mayoría de la población, habría que preguntar si cumple con su función social. Cabe recalcar que la existencia de un sistema de mercado no es siempre un hecho social, o sea la existencia de un mercado como herramienta social para la asignación de recursos escasos no es garantizada. Depende de la elección social en un país: puede que sea elegido el sistema de mercado por elección popular y que esta elección sea reafirmada a través del tiempo. También puede que sea escogido por parte de un régimen dictatorial un sistema de economía centralizada, u otro tipo. La cuestión es que el sistema de mercado requiere de la cualidad de inclusión si se pretende que tenga aceptación y legitimidad, y también especialización y eficiencia. Si un sistema de mercado funciona relativamente bien para los que participan en éste, pero tales participantes conforman nada más una pequeña minoría relativa de los ciudadanos de un país o una sociedad, que goza de un nivel de consumo absoluta y relativamente conspicuo, entonces disminuye la eficiencia, aceptación y legitimidad del sistema de economía de mercado en vista de la exclusión con la cual coexiste. Cabe recordar que la aceptación del sistema de mercado basado en su mayor eficiencia en la asignación de recursos, es en sí un juicio de valor, el cual no tiene ninguna superioridad moral sobre otros, como el que afirma que todos deberían de tener suficiente para comer. En el mercado de ideas, la eficiencia tiene que competir con otros juicios de valor como la equidad. Sin por lo menos un mínimo de equidad, es poco probable que el criterio de eficiencia sea socialmente tolerable. A criterio del autor este tema ha sido dejado por un lado por los economistas que abogamos por el mercado como la “mejor” manera de asignar recursos escasos en una sociedad.

A la cuarta pregunta básica de economía, el sistema de mercado efectivamente responde “para quien pague el precio de mercado.” Esto presupone por supuesto el ingreso disponible suficiente para hacer efectiva la demanda del consumidor. Es aquí que el mecanismo de precios es clave para el buen funcionamiento del mercado. Se depende del mecanismo de precios para proveer la información necesaria y suficiente como para que los agentes económicos puedan tomar las decisiones correctas para la producción, asignación y consumo de bienes y servicios. La aceptación de que el pago del precio de mercado debería de ser determinante en la asignación de recursos en la sociedad, así como el funcionamiento del mecanismo de precios dentro del sistema de mercado, presupone la habilidad de pagar, tanto por carros y chalets lujosos como para bienes básicos como los alimentos y el vestuario.

http://www.deguate.com/artman/uploads/51/a_49.jpg

En cuanto a los alimentos básicos necesarios para la supervivencia de la población, el mercado presupone que la demanda de alimentos creará su oferta. Dentro de un mercado nacional, se supone que los precios de los bienes estandarizados (los granos básicos) en diferentes regiones del país deberían de estar relacionados entre sí. Los precios de los alimentos básicos podrán diferir por zonas geográficas debido a mayores costos de producción, transporte, y factores relacionados con del abastecimiento efectivo del mercado. Con la excepción de costos de transporte y transacción, diferencias grandes a través del tiempo disminuirán por el propio incentivo que presentaría un precio elevado en una región X, de comprar en otra región Y, para luego revender en la región X. Este proceso, conocido como arbitraje, tendería a llevarnos a un solo precio cobrado por el mismo bien en distintas regiones, haciendo cumplir la conocida ley de un solo precio. El buen funcionamiento del mercado requiere, entonces, de una relación sistemática entre los precios de un bien en una región dada, y los precios de este mismo bien en otra región. Es esta relación entre los precios de los granos básicos que se pretendió medir en el presente estudio.

Publicado por: Pablo Ordoñez

Fuente: Contexto socioeconómico de la inseguridad alimentaria; Nicholas Virzi, Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES)


Comentarios ¿Qué opinas? ¡Deja un comentario!

Loading...


Ultimas publicaciones en:
Articulos
Instituciones públicas para atender a población indígena
Los problemas más críticos de Guatemala
El derecho a la seguridad social
Igualdad de trato y no discriminación
Contexto socioeconómico de la inseguridad alimentaria
Trabajo infantil en Guatemala
Las vías del diálogo. Concepción, uso y manejo del diálogo por las autoridades indígenas





 

DIRECTORIO COMERCIAL



Registre su empresa

Comentarios

InformacionNota: los comentarios aquí expresados son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de este medio. Deguate.com se reserva el derecho de eliminar cualquier mensaje que considere inapropiado sin previo aviso.



También te puede interesar...


Cómo robarle un beso a una chica con 3 simples preguntas

Angel González, el fantasma que quita y pone gobiernos en Guatemala

La colección de carros de Otto Pérez Jr.

Aprende a decir Te Amo en todos los idiomas
       

Lindos piropos para hacer sonreir a una chica desconocida

Devel Sixteen, el auto más bestial del mundo con 5,000 caballos de fuerza!

Impresionante motocicleta con motor Ferrari

Conoce a las amantes más famosas de la historia

Directorio Comercial:
 


Copyright © deguate.com - Todos los derechos reservados

Política de Privacidad  -  Política de Cookies

Guatemala

  

Correspondencia, sugerencias, informaciones a: info@deguate.com 
deGUATE.com no está afiliado al Gobierno de Guatemala, es una entidad comercial.