NO TE ESTANQUES


En mi opinión, la vida empuja.

Es una frase breve que encierra más de lo que aparenta y que está abierta a interpretaciones personales. Como casi todas. No se ciñe a una sola interpretación –como dos más dos son cuatro- y de ese modo es un excelente punto de inicio para una reflexión en la que uno se puede mirar a sí mismo moviéndose a favor del empujón o empeñándose en aferrarse a cualquier presente o pasado para no seguir avanzando.

Me parece cierta: la vida empuja. Y está muy bien que sea así, porque la tendencia en muchos casos suele ser quedarse conforme con lo que “haya tocado” en suerte o en mala suerte, o puede ser creer que la opción de cambiar las cosas y la forma de ver las cosas y a sí mismo es una utopía.

Es entonces cuando la vida empuja en forma de nuevas oportunidades que hay que aprovechar, sin miedo, con confianza, o también empuja dejándole a uno quieto para que interiorice, para que se mire más arriba del ombligo –a la altura del corazón, a la altura de los ojos- y haga un examen justo y sincero de su conciencia y su realidad y compruebe el estancamiento en que se encuentra, la rendición, la apatía o la resignación, para que de ese examen nazca una voluntad imparable de hacerse cargo de la vida para convertirla en VIDA.

No te estanques. Las aguas estancadas no avanzan y pueden llegar a pudrirse.

¿Es esto que tengo ahora lo que quiero para mí? Esta es una pregunta directa, dura, pero que puede ser muy enriquecedora si uno llega a responderla del modo adecuado.

Reflexionar requiere tiempo y paciencia. La primera respuesta que aparezca puede ser pobre, casi vacía, y no hay que conformarse sólo con ella, sino que conviene profundizar, llegar más hondo o más lejos, seguir indagando hasta que aparezcan respuestas que sean más sólidas y que traigan una solución real incorporada.

Es provechoso ver la realidad tal como es, por muy dura que sea, aunque aparezca frustrante, porque de esa mirada, de esa comprobación de la insatisfacción personal es de donde puede surgir la fuerza/coraje necesaria para afrontar el desafío de hacer las modificaciones necesarias.

Estancarse impide cualquier desarrollo/cambio, condena a no evolucionar, a seguir siendo como uno está siendo, y cuando uno no está a gusto con el modo en que está siendo ese estancamiento es una muerte en vida. Por muy duro que suene, es así en el Proceso de Desarrollo Personal.

Una vez leído lo anterior es cuando llega tu turno de decidir.

Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)