Tío Conejo y Tío Coyote, del escritor Francisco Morales Santos

Ultima actualización: 23 Jun, 2014 - 09:22:04
En cierto lugar había un huerto poblado de sandias. Tío conejo lo descubrió en una de sus andanzas y a partir de entonces todas las noches transponía la cerca para darse una comilona. Pero una vez no le bastó con comerse la sandia más madura sino que el vacio todo, se ensucio por dentro y luego la tapo...



Tío Conejo y Tío Coyote, del escritor Francisco Morales Santos

En cierto lugar había un huerto poblado de sandias. Tío conejo lo descubrió en una de sus andanzas y a partir de entonces todas las noches transponía la cerca para darse una comilona. Pero una vez no le bastó con comerse la sandia más madura sino que el vacio todo, se ensucio por dentro y luego la tapo...


Francisco Morales Santos

Tío Conejo y Tío Coyote


https://www.deguate.com/artman/uploads/32/tio-coyote-150px.jpgEn cierto lugar había un huerto poblado de sandias. Tío conejo lo descubrió en una de sus andanzas y a partir de entonces todas las noches transponía la cerca para darse una comilona. Pero una vez no le bastó con comerse la sandia más madura sino que el vacio todo, se ensucio por dentro  y luego la tapo.
Faltando un día para que el cura del pueblo cumpliera años, la sueña de aquel huerto pensó en regalarle una fruta, de modo que fue en busca de la mujer sandía, la corto y se la llevo al padre.
El día del cumpleaños, se le sirvió un almuerzo riquísimo al padre ya que nadie en el pueblo quiso quedarse atrás, dando cada uno lo mejor de la cosecha. Cuando estaban por levantarse de la mesa, el padre le dijo sacristán.

¿A que no adivinas de que nos olvidamos?
Francamente no sé.
¡Pues de la sandía!
¡Ah caramba! Replico el sacristán. Se rasco la cabeza como siempre, salió hacia la despensa y olvido con una enorme sandia entre los brazos.
Cuando el padre empezó a partirla vieron que salto una chibolita y luego otra y otra.
Creyendo que de adrede la señora le había echado estiércol, el cual la mando a llamar y la reprendió.
La señora se azareo y se fue a su casa bastante preocupada.
Durante largo rato estuvo pensando cómo hacer para tenerle una trampa al que le había hecho esa mal acción. Y de repente se le ocurrió poner un muñeco de cera en  la sandia.

https://www.deguate.com/artman/uploads/32/tio-coyote-250px.jpg

Al anochecer llego Tío Conejo, como de costumbre. Lo primero que vio fue el muñeco, pero solo el perfil se le veía de tan oscuro que estaba.
Tío Conejo lo confundió con una persona y le pregunto molesto:
¿Y tú, que haces aquí? ¡Hazte a un lado o te doy una manotada!
Tío Conejo no espero respuesta y le dio la manotada.
¡Suéltame la mano! Le dijo y le pego con la otra.
Al ver que su contrincante no le saltaba las dos manos, Tío Conejo amenazo con pegarle una patada y se la dio.
¡Suéltame las dos manos y el pie! Volvió a decir Tío Conejo.
Si no lo haces te pego con el otro.
¡Suéltame las manos y los pies o te propino un barrigazo! Insistió Tío Conejo.
Viendo que el muñeco lejos de soltarlo más lo atrapaba, Tío Conejo acabo diciéndole:
¡Suéltame o te pego un cabezazo!
Al otro día, bien temprano fue la señora al sandial, desprendió al Tío Conejo y lo dejo encerrado mientras iba a calentar un asador.
Estando encerrado Tío Conejo acertó a pasar por allí Tío Coyote.
¡Oye ¡ ¿Qué haces allí?
Vea Tío Coyote lo que pasa es que me encerraron porque quieren casarme con una joven rica, pero yo no quiero.
No seas tonto. Esa ganga no se la ofrecen a uno todos los días. ¿Por qué no quieres?
Porque me guata ser libre. Eso es todo.
Dicho esto Tío Conejo trato de interesar en el asunto a Tío Coyote. Por último le dijo.
Si usted tomara mi lugar tendría asegurada su vejez.
Viéndolo bien, tienes razón, ¡No halemos más!, dijo Tío Coyote y se metió en la trampa.
Cuando la señora volvió, dijo asombrada:
¡Qué raro! Hace un rato estaban más pequeños y ahora te veo más grandote. ¡Qué luego has crecido! De todos modos me las vas a pagar.
Acto seguido le quemo la cola con el asador.
Mientras tanto, Tío Conejo se fue corriendo y se subió a un enjertal.
Quería ver si pasaba Tío Coyote para burlarse de él.
Cuando Tío Coyote lo vio grito furioso:
¡Ahora sí te como!

https://www.deguate.com/artman/uploads/32/tio-coyote-300px.jpg

¡Oh no, Tío Coyote! ¡Espérese! Voy a botarle un injerto.
Al momento lanzo el injerto. Tan sabroso estaba el fruto que Tío Coyote no tardo en pedirle otro, pero esta vez, Tío Conejo le toro uno verde que le quebró los dientes.
Luego, salió corriendo y fue a subirse a un coyolar.
Cuando Tío Coyote paso, Tío Conejo volvió a molestarlo.
Ahora si te como, le dijo Tío Coyote.
¡No, por favor, Tío Coyote! Mejor déjame que le bote un coyol.
Para que el Tío Coyote entrara en confianza, Tío Conejo le tiro un coyol maduro, pero después le tiro uno verde que rompió la cabeza.
Una vez repuesto, Tío Coyote volvió a amenazarlo, pero Tío Conejo recurrió a su ingenio, haciéndole creer que la luna reflejada en el rio era un queso.
Venga, le dijo, aquí hay un sabroso queso, pero fíjese que para sacarlo hay que besarle el agua y como yo soy chiquito… Quien quita usted se anima.
Tío Coyote no lo pensó dos veces y terac, terac, terac, se puso a beber agua hasta decir ya no. Cuando el agua empezaba a salirse por todos lados, Tío Conejo le dijo:

¡Adiós Tío Coyote
Dientes quebrados
Cola quemada!...
Y salió corriendo.

Si desea saber sobre la biografía de este personaje, click aquí...

Fuente:

-literaturaguatemalteca.org




Este artículo se publicó originalmente el 20 Jun, 2014 - 18:48:44

Comentarios ¿Qué opinas? ¡Deja un comentario!


¿Tienes información adicional para ampliar esta nota? ¿Has sido testigo de una noticia que quieras compartir? ¿Quieres hacer una denuncia? Comunícate con nosotros por correo electrónico o WhatsApp enviándonos tu historia, fotos y videos a:

Por favor incluye un número de contacto si estás dispuesto a hablar con un periodista de Deguate.com.



Loading...

linea azul

Comentarios

Nota: Los comentarios publicados en esta sección son responsabilidad de sus autores y autoras. Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier mensaje que consideremos inapropiado sin previo aviso.
Aviso: Somos un medio de comunicación digital amplio, laico, apartidario y abierto a todas las opiniones y criterios. Consideramos inalienables los derechos a opinar y ser informado, y estimamos indispensable el debate y el disenso en todos los temas y asuntos.

Nuestros contenidos son para propósitos informativos únicamente. Muchos de los artículos publicados en nuestro sitio son basados en opiniones y deben ser tomados como tales. No somos responsables por las decisiones que los usuarios tomen basados en el contenido de Deguate.com.

Los textos publicados en Deguate.com son responsabilidad de sus autores y autoras y no reflejan necesariamente el punto de vista de este medio.

 
liston tipico guatemala

© DEGUATE.COM, S.A. Guatemala. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad | Política de Cookies