SECCIONES

Salud en Cajolá

This page was last modified on 22/02/2013 at 17:58.
Información acerca de la salud del municipio de Cajolá, en Quetzaltenango.

Salud

En esta página encontrarás la más completa información acerca de Salud en Cajolá con descripciones, productos, servicios, direcciones, teléfonos, email, enlaces, y demás información relacionada.



Salud en el Municipio de Cajolá 

Cobertura

El municipio cuenta con el servicio de un Centro de Atención Médica Permanente (CAP) 13 con Medico Jefe, EPS de Medicina, una enfermera profesional, tres enfermeras auxiliares, un técnico en salud rural, un Inspector en Saneamiento Ambiental y un conserje. Además existen dos puestos de salud ubicados en la aldea Xetalbijoj y la aldea Cajolá Chiquito (MSPA, 2008).

A ellos se suma el Centro de Estudios para el Desarrollo y la Cooperación  (CEDEC) organización No Gubernamental prestadora de servicios de salud con una cobertura de 4386 habitantes.  Por parte del CAP y los puestos de salud respectivos se atiende a una población de 10000 habitantes, en este sentido cabe resaltar que actualmente existe un total de  2265 habitantes sin acceso a servicios de salud, que representa el 13.52 % de la población.   Asimismo, el lugar poblado pendiente de asignación de servicio es el sector Los Díaz que representa  el 3.22 % con relación a los lugares poblados del municipio (MSPA, 2008).  .

La relación médico/habitante es de 1/10000, lo que significa que la población puede ser atendida, de acuerdo a la recomendación de OMS, de 1 médico para 10000 habitantes.

Además existe la incorporación de personal comunitario que realiza acciones de promoción de la salud, prevención y tratamiento de enfermedades comunes, con el apoyo y supervisión del facilitador institucional y el médico ambulatorio.  Los facilitadores comunitarios asisten a una capacitación mensual y trabajan alrededor de cuatro horas diarias en el monitoreo de los vigilantes de salud y en la atención de personas enfermas referidas por los vigilantes. Son responsables de elaborar consolidados bimestrales de la información de salud de sus comunidades, presentar la Sala Situacional a la asamblea comunitaria y de programar los suministros del botiquín de medicamentos básicos. . Existen en el municipio 25 vigilantes de salud y 20 comadronas (MSPA, 2008).

Los servicios básicos de salud a nivel de CAP, puestos de salud y la prestadora de servicios incluyen un paquete de medicamentos para atender las  prioridades de salud.  Los medicamentos son comprados por las prestadoras y administradoras con fondos que les transfiere el Ministerio de Salud y son comprados por las prestadoras y administradoras con fondos que les transfiere el Ministerio de Salud y son seleccionados de acuerdo a la matriz de  prioridades de la población a atender.  El grupo materno infantil recibe los medicamentos en forma gratuita durante la consulta médica, según las normas de atención. Los suplementos de hierro y ácido fólico son distribuidos por la comadrona tradicional a las mujeres embarazadas y en lactancia. El vigilante de salud suministra acetaminofén, sales de rehidratación oral y hace el seguimiento de los tratamientos prescritos por el médico ambulatorio y el facilitador  institucional y comunitario. El facilitador comunitario suministra 22 medicamentos básicos (MSPA, 2008).

Las organizaciones comunitarias asumen el control de inventarios de los botiquines de medicamentos básicos, con un sencillo sistema de entradas y salidas. De acuerdo al balance de las existencias y de la demanda, hacen los requerimientos trimestrales a la prestadora o administradora de servicios básicos de salud, a través del facilitador institucional.

Movilidad

El CAP atiende a la población de la Cabecera Municipal y a las comunidades cercanas (Cajolá, Cajolá Chiquito, Xecol, Xeltalbijoj, Los Molina, La Cruz y La Cumbre), encontrándose estas comunidades distantes de un kilometro del CAP, cubriendo un total de 15098 habitantes.  Los servicios Prestados por CEDEC, prestadora de servicios de salud cubre la comunidades (Xetalbijoj, Los Molina,  La Emboscada y El Llano esta últimas comunidades de San Miguel Sigüilá), que atienden a un total de 10402 habitantes.  en relación a lo anterior se concluye que la movilidad interna de salud es normal y, además, los mismos se encuentran en lugares equidistantes.  Debido a la cercanía del municipio, sus habitantes viajan a la cabecera departamental, en búsqueda de atención médica, a los hospitales nacionales o para acceder a servicios especializados (MSPA, 2008).

Morbilidad y mortalidad

La morbilidad indica las enfermedades más comunes entre la población y que afecta a un mayor número de personas.  En el caso de Cajolá, la enfermedad más común, que afecta a más personas cada año es el resfriado común.  Las enfermedades respiratorias son provocadas en gran medida por los cambios de temperatura bruscos que se dan en los cambios de estaciones, la humedad y el polvo; en segundo plano se encentran las infecciones intestinales (diarrea), que son provocadas a raíz de una mala alimentación o por consumir alimentos en mal estado; la desnutrición, se presenta en una mayor incidencia en mujeres (67.06  %), en niños nacidos15.  La anemia también es muy corriente en el municipio sobre todo entre las mujeres, que la padecen por falta de una alimentación adecuada rica en hierro y minerales.

Mortalidad infantil  y materna

Además de la tasa de mortalidad general, otro indicativo a tener a muy en cuenta para valorar la calidad de vida de la población es la mortalidad infantil.  Para el año 2008, se da la circunstancia de que, debido en gran parte a la misma situación de pobreza  y a los escasos servicios en cuanto a atención  natal y prenatal, según el CAP en Cajolá, actualmente, la tasa de mortalidad infantil es de 20.8, cuyas causas principales son la Neumonía organismo no especificado y la desnutrición proteico calórica no especificada.

La tasa de mortalidad de niños menores de cinco años es de 27.71, por las mismas causas. En este sentido, en el municipio la mortalidad de niños y niñas menores de 5 años ha disminuido en los últimos años, aunque de manera lenta17.

La lactancia exclusiva es también un elemento importante para reducir la mortalidad en los primeros meses de vida, de acuerdo a la percepción de las mujeres en el municipio. Existe una tendencia de complementar la lactancia con alimentos y líquidos no recomendados a esas alturas de la vida del menor, así por ejemplo existe una arraigada costumbre de darles café a los niños, en lugar de leche materna.

También es significativo tener en cuenta a las mujeres que mueren en el momento de dar a luz o como consecuencia del parto.  En Cajolá aún se registran casos de mortalidad materna por varios factores: por un lado, muchas mujeres aún no son conscientes de la necesidad de llevar un control prenatal y este descuido puede ser fatal a la hora del parto.

Se ha detectado también casos de desnutrición en las madres, cosa que también complica la situación.  Esta falta de control es aún más acentuada en el caso de las primerizas o las madres solteras. También influye en ello las creencias o falta de una cultura de atenciónprenatal.  Para que el control sea eficiente debe ser temprano, periódico continuo, completo o integral, extenso o de amplia cobertura.  Para el caso de la razón de mortalidad materna y tasa de mortalidad materna, el municipio ha logrado avances ya que según datos del CAP, existe una tasa de mortalidad materna de 20.80%.

Prevención

En el municipio existe un programa completo de vacunaciones obligatorias  para niños menores de 18 meses de edad, siendo de una dosis de BCG al nacer, 3 dosis de la antipolio y de la Pentavalente; existiendo una cobertura de 104.73 % para la BCG, 90.09 % para la OPV y la pentavalente.  La vacunación con el Toxoide Tetánico (TT), en el municipio de Cajolá, de una población de 4,807 mujeres en edad fértil de 10 a 54 años, tuvo una cobertura de 3.97 %, lo que incide en  un gran porcentaje de mujeres sin vacunar, que trae como consecuencia riesgo de tétanos neonatal durante el primer mes de vida.  El embarazadas que iniciaron suplementación con Acido Fólico y Hierro en el 2008 fueron 340 y 339 respectivamente, servicio prestado por el CAP del municipio (MSPA, 2008).

En el caso de los servicios brindados por el Ministerio de Salud, en el municipio de Cajolá, se observa que únicamente  147 mujeres acudieron al primer control prenatal, que representa el 30.88 % de niños nacidos en 2008, esta información permite identificar los subgrupos de mujeres cuyos hijos enfrentan un mayor riesgo potencial por el no uso de los servicios de salud y así planificar mejoras en los servicios19.  Esto provoca que, aunque acudan al médico, muchas veces no hacen caso de las recomendaciones del facultativo lo que puede complicar el embarazo.  Cabe resaltar que los controles prenatales consisten en un conjunto de actividades que se realizan con la embarazada a fin de obtener el mejor estado de salud para ella y su hijo. En estos casos de mortalidad materna hay que tener en cuenta también la falta de recursos para recibir la atención especializada necesaria.

Con relación a la incidencia de VIH en el municipio, la tasa de incidencia es del cero por ciento, sin embargo, se ha demostrado que cierta población migra hacia los Estados Unidos, exponiéndola a comportamientos de riesgo y por la interacciones entre poblaciones móviles, como las Trabajadoras Comerciales del Sexo (TCS) y Hombres que tienen Sexo con Hombres (HSH), que tienen tasas de prevalencia de VIH más altas, y son la población puente para transmisión de la epidemia a la población en general.  Como se puede apreciar la cobertura en salud en el municipio presenta serias dificultades, como personal, mantenimiento de la infraestructura, acceso a medicamentos, que repercuten en los niveles de mortalidad infantil prevalecientes en el municipio.  En el municipio de Cajolá, no se reportan casos de VIH y SIDA, quizás a causa de que la población acude a servicios de salud privados y de otras partes, de modo que la información  no se ha registrado en el puesto de salud y se desconoce.  Como medidas para contribuir a alcanzar la meta 7, del ODM 6 “haber detenido y comenzado a reducir, para el 2015, la propagación del VIH y sida”, es importante contar con campañas de información y educación sobre la propagación del VIH y sida.

Medicina tradicional

La atención en un parto normal tiene como fin vigilar y dar atención a la mujer y al feto durante el trabajo de parto y el parto en sí. Esta vigilancia permite detectar alteraciones anormales y actuar oportunamente para evitar riesgos mayores. Por esto mismo, la mejor atención de un parto es en una institución de salud, habilitada para esto y con personal capacitado para ello, se considera que un parto tiene una asistencia adecuada si lo asiste un médico o una enfermera profesional o una auxiliar de enfermería.

Datos proporcionados por el Centro de Atención Permanente de Cajolá, indican que de un total de 374 nacimientos el 20.05 % recibió asistencia médica, el 72.99 % fue atendido por una comadrona y el 6.68 % no recibió ningún tipo de atención, atención empírica 6.68 % estos datos reflejan que el lugar en donde se recibió la atención fue en el hogar.

Lo anterior refleja la incidencia de la medicina tradicional, es más evidente en lo que respecta a la salud reproductiva, lográndose  establecer que dentro  de las comunidades existen 20 comadronas que ha sido capacitas por el puesto de salud y que el municipio registra una tasa de cero de mortalidad materna.  Otras prácticas de la medicina tradicional, se remiten al ámbito comunitario y familiar.  (SIGSA, 2008).

b.  Seguridad Alimentaria

Es el estado en el cual todas las personas gozan, en forma oportuna y permanente, de acceso a los alimentos que necesitan, en cantidad y calidad para su adecuado consumo y utilización biológica, garantizándoles  un estado de bienestar que coadyuve al desarrollo humano.

El uso actual y potencial de los suelos en el municipio es básicamente enfocado a una agricultura de granos básicos, la mayor parte de la tierra del municipio se destina a la producción de maíz, asociado con haba + frijol, y las áreas verdes son destinadas a la alimentación  del ganado bovino y porcino, en menor proporción se cultiva papa, trigo, avena y cebada.  La agricultura anual (granos básicos) cubre un área aproximada de 523.43 hectáreas (23.0683 % del territorio del municipio), al analizar los rendimientos obtenidos de granos básicos, según el IV Censo Nacional Agropecuario del 2003, los resultados obtenidos fueron de: frijol negro en asocio 255 quintales (3.23 quintales/manzana), maíz amarillo 3,884 quintales (28.77 quintales/manzana), maíz blanco 8,188 quintales (35.44 quintales/manzana), se observa que la producción de frijol y maíz son mínimas, al analizar las proyecciones de población del INE para el siguiente año (9889 habitantes, año 2004), se observa que la disponibilidad de estos alimentos para la población fue en promedio de 2.57 libras de frijol, 82.79 libras de maíz blanco, 39.27 libras de maíz amarillo por año para cada habitante, lo que hace suponer que existe un déficit en cuanto a la cantidad lo que evidencia una inseguridad  alimentaria, que unido a la inestabilidad de precios, particularmente cuando se trata de alimentos, se percibe como una amenaza a los hogares más pobres.  A esto se suma que la distribución de la tierra en micro fincas es alto, cuya degradación de las tierras sea también considerado como alto con valores de 0.27 a 0.46, que sumado a las amenazas por sequía y heladas sean consideradas como altas, lo que en consecuencia hace que el municipio este catalogado en el criterio de muy alto en Vulnerabilidad Alimentaria.

Se puede agregar que la pobreza (81.6 % de la población) y la extrema pobreza (25.4 % de la población), en el municipio son consideradas como muy alto y alto respectivamente, cuya consecuencia se puede ver reflejado en la talla, y en el estado nutricional de niñas y niños.

El Tercer Censo Nacional de Talla en Escolares del Primer Grado de Educación Primaria del Sector Oficial de la República de Guatemala 2008, indica que la desnutrición crónica en escolares, es considerada como severa, existe una vulnerabilidad nutricional catalogada como muy alta, y prevalece un retardo en la talla o desnutrición crónica23, lo que ubica al municipio en el puesto 289 a nivel nacional y en el 22 a nivel departamental.  En términos generales se puede decir que la amenaza ambiental por heladas y sequías las cuales son consideradas como altas, la baja disponibilidad de alimentos y la poca tierra disponible, hacen que el municipio sea altamente vulnerable a la inseguridad alimentaria.  En el municipio, la cosecha en el mes noviembre, cada vez es menor de la esperada debido al déficit e irregularidades en las lluvias y a la pobre fertilización.  Estos productos, aunque redujeron sus precios, aún están por arriba de los previos al alza en 2008.  Como se observa, existe una relación estrecha entre pobreza extrema e inseguridad alimentaria; la experiencia demuestra que, en la medida que disminuye la extrema pobreza, disminuyen también los porcentajes de subnutrición24. A esto debemos agregar que el 25.4 % de la población  vive en condiciones de extrema pobreza, lo que significa que sobrevive con menos de un dólar al día, que comparado con el costo de la canasta de alimentos para el año 2006, que fue de 1941.16 quetzales, que implica que existe un déficit a la accesibilidad de los alimentos básicos como maíz y frijol.

 

 



Comentarios ¿Qué opinas? ¡Deja un comentario!



ATENCIÓN:
¿Tienes información adicional para ampliar esta nota? Cualquier corrección, anotación, aporte o comentario al respecto de esta página o del sitio son bien recibidos.

DENUNCIAS:
¿Has sido testigo de una noticia que quieras compartir? ¿Quieres hacer una denuncia?

¡COMUNÍCATE CON NOSOTROS!
Para comunicarte con nosotros por correo electrónico o WhatsApp y enviarnos tus historias, reportes, fotos y videos haz CLICK AQUÍ