Las Cuatachicas en la ruta a Santa Elena Barillas

Ultima actualización: 18 Jun, 2020 - 09:58:46
Fenómenos extraños que se atribuyen a las Cuatachicas han estado sucediendo en la ruta que va desde Carretera a El Salvador hacia Santa Elena Barillas y Amatitlán.



¿Avistamiento de "Cuatachicas" en Guatemala?

Por: Antonio Sánchez / Historia original: Geo D’Incau

En el kilómetro 22.5 de carretera a El Salvador, a la altura de la gasolinera Texaco “La Cuchilla”, hay un desvío a mano derecha que lleva hacia Santa Elena Barillas, pero si continúas recto, terminas llegando hasta Amatitlán. El trayecto de 29 kilómetros desde el cruce en carretera hasta Amatitlán incluye kilómetros y kilómetros de partes muy oscuras y silenciosas, con árboles frondosos que tapan la mayor parte de la luz solar. El lugar es muy poco transitado. Eso es durante el día. Por la noche, la historia es mucho más aterradora...


El folclor popular dice que las "cuatachicas" son una especie de pequeños duendes que habitan en los bosques y selvas del sur de México, los cuales se mimetizan perfectamente bien con sus alrededores por lo que nunca han podido ser fotografiados con claridad. Al menos una importante 'colonia' de estas traviesas y a veces agresivas criaturas podría vivir en Guatemala, según el relato que te contaremos a continuación.

Esta es la historia original...

Me lo contó un trabajador de Novex. Por ese lugar quedan las bodegas centrales y aunque les proporcionan transporte a todo el personal, para él fue mucho más fácil comprar moto ya que vive en Amatitlán. A diario cruzó aquella carretera de la que les hablo y nunca pasó nada extraño o digno de contar. Pero aquella noche en la que la moto se le apagó sin razón alguna vio y sintió cosas que aún mucho tiempo después de sucedidas lo ponen nervioso y continúan sin explicación. La moto se le apagó sin razón aparente. Todo estaba bien según me contó.

Cuatachicas camino a Santa Elena Barillas Amatitlan Guatemala

Se detuvo y la revisó con la lámpara led de su teléfono. Tenía gasolina, la instalación eléctrica se veía bien pero parecía muerta. El paso de la gasolina y el tanque bien, todo estaba bien pero la moto simplemente no funcionaba. Entonces, escuchó que entre las copas de los árboles algo se movía. Pensó en pájaros o ardillas. Incluso en monos debido a la fuerza con la que las copas de los árboles se movieron, pero al iluminar con su teléfono no vio nada.

Decidió llamar a su hermano para pedirle que llegara a traerlo, pero ¡Oh sorpresa! El teléfono no tenía señal. Aún estaba bastante lejos de su casa y ya bastante lejos de su trabajo. En esa carretera hay muchísimos árboles de jocotes de corona y el olor comenzó a llegar poco a poco hasta donde estaba intentando encender su motocicleta. Era inconfundible, los jocotes siempre han sido de sus frutas favoritas. Pero lo que pasó a continuación hace que cada vez que come o siente el olor a jocote, vuelva a su cabeza aquella noche.




Quizás te interese:

El frío entraba a sus pulmones cuando recibió el primer golpe. Fue en el pecho y fue muy fuerte. El segundo fue justo en el dedo índice que tenía sobre el timón de la moto y el otro dio en la luz frontal. Eran jocotes que le lanzaban con muchísima fuerza desde arriba de los árboles. Los otros golpes llegaron por atrás, y luego la sensación de ser rodeado por pequeños seres que corrían a su alrededor y subían y bajaban de los árboles.

La lluvia de jocotes no se detenía. Intentó encenderla nuevamente, y fue entonces que un jocote le pegó con tal fuerza en el ojo derecho que casi perdió el conocimiento. En medio de la confusión, desconectó su moto y comenzó a avanzar sobre ella. Entonces, algo saltó sobre su espalda, algo pequeño, duro y con manos pequeñas pero muy fuertes. Lo tomó del pelo y comenzó a reírse de forma aterradora. A su alrededor y sobre los árboles se escucharon más risas igual que aquella.

Zoom fotografía Cuatachicas Guatemala

El dolor en el ojo aún lo tenía desconcertado y asustado… ¡Muy asustado! No sabe si recibió más golpes, solamente sentía la sangre caliente correr por su cara y la fuerza que hacía con sus piernas para irse sobre su moto de aquel lugar. Y encendió. La moto finalmente encendió y se alejó escuchando muchísimas risas detrás y sobre él. El llanto se mezclaba con la sangre de su rostro y las manos le temblaban cuando al fin vio las luces de Amatitlán reflejadas sobre el lago.

Llegó a su casa y muy asustado le contó a su esposa lo que le había sucedido. El ojo lo tenía inflamado y sobre el párpado tenía un corte profundo. En el cuello y la espalda las marcas de garras y dientes estaban por todas partes. Incluso un mechón de su pelo fue arrancado desde la raíz. Y los moretones de los golpes de los jocotes lanzados con violencia tardaron varias semanas en desaparecer.

¿Qué fue todo aquello? ¿Qué o quién se reía de él en aquel lugar? No lo sabe, pero desde que se recuperó, toma un camino más largo para llegar a casa. No supera lo que le sucedió aquella fría noche.

Autor:

Autor Geo D'Incau

Geo D’incau @Yosh_G

Escritor de cuentos por vocación, médico como plan B. Autor de: -24 noches -Árbol de plumas -La Casa con el corazón roto. y -Fue ella.


Este artículo se publicó originalmente el 17 Jun, 2020 - 21:17:54

Comentarios ¿Qué opinas? ¡Deja un comentario!


ATENCIÓN:
¿Tienes información adicional para ampliar esta nota? Cualquier corrección, anotación, aporte o comentario al respecto de esta página o del sitio son bien recibidos.

DENUNCIAS:
¿Has sido testigo de una noticia que quieras compartir? ¿Quieres hacer una denuncia?

¡COMUNÍCATE CON NOSOTROS!
Para comunicarte con nosotros por correo electrónico o WhatsApp y enviarnos tus historias, reportes, fotos y videos haz CLICK AQUÍ



Loading...

linea azul

Comentarios

Nota: Los comentarios publicados en esta sección son responsabilidad de sus autores y autoras. Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier mensaje que consideremos inapropiado sin previo aviso.
Aviso: Somos un medio de comunicación digital amplio, laico, apartidario y abierto a todas las opiniones y criterios. Consideramos inalienables los derechos a opinar y ser informado, y estimamos indispensable el debate y el disenso en todos los temas y asuntos.

Nuestros contenidos son para propósitos informativos únicamente. Muchos de los artículos publicados en nuestro sitio son basados en opiniones y deben ser tomados como tales. No somos responsables por las decisiones que los usuarios tomen basados en el contenido de Deguate.com.

Los textos publicados en Deguate.com son responsabilidad de sus autores y autoras y no reflejan necesariamente el punto de vista de este medio.

Todas las imágenes que aparecen en el sitio tienen derechos de autor de sus respectivos propietarios y Deguate.com no reclama ningún crédito por ellas a menos que se indique lo contrario. Si posee los derechos de cualquiera de las imágenes y no desea que aparezcan en el sitio, comuníquese con nosotros y se eliminarán de inmediato.

 
liston tipico guatemala

© DEGUATE.COM, S.A. Guatemala. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad | Política de Cookies